martes, 7 de junio de 2011

La gran democracia del Norte

Uno sabe, aunque sea aproximadamente, el precio de muchas cosas. Por ejemplo, seguro que sabés cuanto puede costar un café, un departamento o un par de zapatillas en tu ciudad. Pero lo que seguro no tenés, no tenemos, es idea de cuanto cuesta un congresista de los Estados Unidos. No, no, no...no me refiero a los sueldos que les pagan. Mi pregunta es ¿cuanto vale que voten de tal o tal manera? No!! Tampoco hablo de corrupción. Simplemente pregunto cuanto valen. O lo que es lo mismo por cuanto se los puede comprar.


Te paso el dato por si te interesa. No es mucho: unos 32,523 dólares diarios por legislador, peso más, peso menos, duro más, duro menos. Con esa suma te asegurás que voten como vos querés.

¿Cómo es el tema? Muy simple es lo que les pagan los lobbystas, o los grupos de presión para conseguir tal o cual ley. Los tenés divididos en lobbystas de la salud, empresas y corporaciones varias, sectores financieros y cualquier otro grupo que se te ocurra. De poder, claro. Pero te aclaro que estos valores están un poco desactualizados. Son del 2008 y cada año se actualiza un poco, no sea que después no les alcance.

Seguramente ellos lo consideran un práctica valida, legítima y habitual que no hace otra cosa que consolidar el supremo valor de libertad que, en su sagrada misión, quieren suavemente imponer en el mundo. No hacen otra cosa que expresar la voz de su pueblo.

Sino me creés, o pensás que soy un exagerado, por favor leé aquí. De casualidad, mientras hoy escuchaba en la radio a Liliana Lopez Foresi, una grande, la enganché comentando esta información que no circula en muchos medios.

En fin, mejor tratar de tomarlo con ironía, no?

2 comentarios:

eva-sexo madrid dijo...

Me irrita y mucho, ahora que en España estamos sumergidos en "la crisis" x excelencia, la población tenemos más información que nunca y esto hace que el refrán de "ojos que no ven corazón que no siente" quede obsoleto, porque te pongas como te pongas,ves, oyes y ya entiendes que la libertad que dicen que tenemos es una esclavitud consentida a merced de esos lobbies que hay en todo el hemisferio norte de la tierra.

Raúl dijo...

Es así Eva. La información estuvo siempre ahí al alcance de la mano. Pero hay veces que uno prefiere no ver. Y menos si todo parece ir muy bien, no?