sábado, 25 de junio de 2011

Deudocracia

Hasta no hace mucho tiempo, el tema de la deuda externa era uno de los temas centrales en la economía argentina. Basta tener un poco, no mucho, de memoria. A partir del estallido del 2001, que en parte se debió al enorme endeudamiento que tenía el país, el tema fue poco a poco saliendo de la agenda, por supuesto gracias a la aplicación de políticas que no tenían nada que ver con las clásicas recetas del FMI, del Banco Mundial, del Club de París o de cualquiera de toda esta "gente linda"

Este documental tiene algo de conexión con nuestra historia. En poco más de una hora podés entender de forma bastante clara y precisa la situación actual de Grecia y todas las presiones que vive el país por su enorme endeudamiento público. Pero no es sólo sobre Grecia, aunque si fuera sólo sobre los helenos no perdería nada de su valor. Es muy interesante ver como Deudocracia hace un paralelismo entre la crisis económica argentina de 2001 y la actual crisis griega. Argentina es conocida como el “espejo de Grecia del otro lado del Atlántico”. Y nos recuerda como el país era puesto como ejemplo por el FMI. Claro...hasta que se les empezó a decir "no" por todos los "beneficios" que nos trajeron. Es muy emocionante ver las imágenes de una manifestación, donde reclaman que "se vayan en helicóptero como en Argentina".

Pero la cosa no acaba ahí. El viaje sigue por Irak, mostrándote como ahí les convino perdonarles la deuda utilizando el concepto de "deuda odiosa" del cual no quisieron volver a hablar más, y después llega a Ecuador, mostrándote en que condiciones asumió Correa y que hizo a partir de ahí.

Muchas cosas hay para discutir a partir de ver este documental. ¿que quiere decir ser "populista"? ¿porque de repente hay "una sóla solución a los problemas"? Y además ésta es la que le conviene a las corporaciones y al establishment internacional. ¿porqué se le llama "crisis" a lo que es en realidad un saqueo? ¿porque el costo de ese saqueo lo pagan, lo pagamos, siempre los mismos? ¿que rol tienen los medios de comunicación en todo esto?

Aquí te lo dejo. La seguimos cuando y donde quieras. Vale la pena mover un poco las neuronas sobre este tema.

Un dato más. Al comienzo se lo escucha decir a Dominique Strauss Kahn, ex director del FMI ahora preso por abuso sexual: "No luches contra el Doctor. A veces el doctor te da un medicamento que no te gusta. Pero aunque no te guste, el doctor está para ayudarte".

Clarísimo, no? Cerra los ojos y abrí bien la boca. Viene Dominique.

domingo, 19 de junio de 2011

Feliz día compadres

sábado, 18 de junio de 2011

La música en el Di Tella

No viví la época del Di Tella, pero siempre tuve una enorme curiosidad de saber como fueron esos días, esos años, en donde la música, y el arte en general, encontraron un lugar en Buenos Aires en donde crecer y desarrollarse. Y, sobre todo en una ciudad acostumbrada a mirar a Europa, que ese crecimiento haya sido compartido especialmente con colegas latinoamericanos que venían becados a estudiar, hace que toda esa experiencia haya sido única, casi irrepetible.


Por suerte estos tiempos que estamos viviendo apuntan más en la dirección de la reconstrucción que de la destrucción a la que estuvimos acostumbrados en las últimas décadas. Parte de esa reconstrucción es la de la historia. Sea política o artística. El Di Tella es parte de nuestra historia y este Festival que comenzó ayer, con la presencia de prácticamente todos los becarios, apunta en esa dirección: la reconstrucción de la memoria.

El poder hablar con ellos, conocer sus inquietudes y vivencias de aquellos años, saber que fue de sus vidas en los años que siguieron y escuchar sus obras, es un privilegio que tenemos hoy al alcance de la mano y que, sinceramente, no te podés perder.

Aquí podés ver toda la programación además de otras cosillas más. Va mi especial agradecimiento a José Luis Castiñeira de Dios, Micaela Gurevic, por la Secretaría de Cultura de la Nación y a Eduardo Kusnir, por haber hecho posible este momento.

jueves, 16 de junio de 2011

Es así

Cuanto más música hago, menos puedo escribir sobre ella. Al menos al mismo tiempo. Quizás después, más adelante, pueda tirar algunas ideas. Por ahora estoy haciendo.


A veces me gusta la expresión "hacer música" y otras me gusta más "componer". Pero componer viene asociado a "compositor" y eso me suena un poco ampuloso. Lo siento como un título nobiliario que yo mismo me coloco.

Pero en cambio "componer" es distinto. Es lo opuesto a descomponer. Mientras estoy componiendo, me estoy componiendo. Algo así como construir, curar, arreglar.

Ya te contaré que ando haciendo y cuando se va a escuchar. ¿Me esperás un poco?

martes, 14 de junio de 2011

Freedom, oh freedom

Esto ocurrió hace poco. Hace unos meses. Concretamente en Febrero de este año, 2011. La Sra. Hillary Clinton estaba dando un discurso sobre la libertad de expresión, criticando especialmente a gobiernos como los de Egipto que arrestan a los manifestantes. También hablaba sobre la libertad de acceder a Internet.

En eso un tal Ray McGovern, de 71 años, conocido en aquellas latitudes como veterano de guerra, analista de la CIA y sobre todo por oponerse a las guerras de Medio Oriente, se le ocurrió pararse, o ponerse de pie, y darle la espalda a Hillary usando una remera (playera) que tenía escrito "Veteranos por la paz".

¿Querés saber que pasó? En semejante contexto, un discurso en donde se condena a los arrestos de aquellos que se manifiestan, quizás lo más esperable o lógico hubiera sido que le pregunten ¿que desea? o que le hayan pedido "Por favor, señor ¿se podría sentar?"

Sin embargo...mejor miralo vos mismo



Viste bien. Se lo llevan, no de muy buenos modos, mientras gritaba ¿This is America? e increpa a los policias diciéndoles ¿who are you?

Aquí va un informe más completo en donde el tipo muestra las heridas que le quedaron por pararse pacíficamente frente a Ms. Clinton



Claro, esas heridas no son nada comparadas con lo que estamos acostumbrados en el Sur del mundo. Pero...no demuestran un grado de libertad de expresión mayor a lo que ellos mismos critican. ¿Será que ésta es la verdadera "democracia" que quieren imponer? Decime, que te parece.

La última: Hillary sigue imperturbable, como si nada. Todo un símbolo, no?

lunes, 13 de junio de 2011

Abelardo Castillo

Lo mejor que se ha dicho sobre el cuento es lo que Edgar Poe escribió en su ensayo sobre Nathaniel Hawthorne. No pienso facilitarte las cosas reproduciéndolo. Tendrás que encontrarlo solo. Un escritor es un buscador de tesoros. Los descubre o no. Esa es la única diferencia entre la biblioteca de un escritor y el mueble del mismo nombre de las personas llamadas cultas.

No intentes ser original ni llamar la atención. Para conseguir eso no hace falta escribir cuentos o novelas, basta con salir desnudo a la calle.

Cuidado con las computadoras. Todo se ve tan prolijo que parece bien escrito.

Si la palabra mercado te hace pensar “persa”, quizá no seas muy original pero todavía estás a tiempo. Si la palabra mercado te hace pensar en la venta de tu libro, no insistas con la literatura.

No te dejes impresionar porque hayan existido Dante, Cervantes o Shakespeare. Todo ocurre siempre por primera vez; también tu libro.

No defiendas tu libro argumentando que los críticos son escritores frustrados. Lo verdaderamente peligroso de un crítico es que sea un crítico frustrado.

Tal vez seas envidioso, rencoroso, un poco estúpido, avaro, mal amigo. No te preocupes. Un buen libro siempre es mejor que la persona que lo escribe.

Un albañil puede habitar la casa que construye, decía más o menos Sartre, un sastre usar el traje que ha hecho: un escritor no puede ser lector de su propio libro. Un libro es lo que los lectores ponen en él. Ningún escritor puede agregar un sentido nuevo a sus propias palabras. Si puede hacerlo, debería escribir el libro otra vez.

Ser escritor. Mínimas.

sábado, 11 de junio de 2011

Lindo Chiche

El 16 de Diciembre de 1976, faltando apenas unos días para festejar la Navidad más negra que tuvo la Argentina, en medio de un salvaje e inimaginable genocidio, la revista Gente publicaba esta "Carta abierta a los padres argentinos".

Es interesante leerla y ver como era la propaganda de ese momento. Instalaron la idea de que el país estaba "en guerra" y ellos, los militares, actuaban con valor para salvar a la patria. Esa valentía se demostraba torturando hasta la muerte a miles de hombres y mujeres indefensos, saqueando y repartiendo el botín de guerra y robando bebés por poner algunos ejemplos. Además, como es lógico, pedían la colaboración de toda la sociedad (la complicidad, la delación) porque la guerra se libraba en todos las frentes. No hay que olvidarse que, como parte de esa "guerra", durante la dictadura la deuda externa pasó de 8.000 millones de dólares a 45.000, toda guita evadida con el consentimiento del Fmi y demás pilares de occidente.

Y también, la "guerra", estaba en la educación. Te rescato dos párrafos de esa carta. La amenaza del final es clarisima y no tiene ningún eufemismo ni metáfora.

"Después del 24 de marzo de 1976, usted sintió un alivio. Sintió que retornaba el orden. Que todo el cuerpo social enfermo recibía una transfusión de sangre salvadora. Bien. Pero ese optimismo por lo menos en exceso- también es peligroso. Porque un cuerpo gravemente enfermo necesita mucho tiempo para recuperarse, y mientras tanto los bacilos siguen su trabajo de destrucción. Hoy, aun cuando el fin de la guerra parece cercano, aun cuando el enemigo parece en retirada, todavía hay posiciones clave que no han podido ser recuperadas. Porque hay que entender algo, con claridad y para siempre. En esta guerra no sólo las armas son importantes. También los libros, la educación, los profesores. La guerrilla puede perder una o cien batallas, pero habrá ganado la guerra si consigue infiltrar su ideología en la escuela primaria, en la secundaria, en la universidad, en el club, en la iglesia. Ese es su objetivo principal. Y eso es lo que todavía puede conseguir. Sobre todo si usted, que tiene hijos, no está alerta.

Entienda algo y de una vez por todas. Esta guerra no es de los demás. También es suya. Si usted manda a su hijo a un colegio -religioso o laico- cumple apenas con una obligación civil. Eso no es lo más importante. Lo importante es que cumpla también con las leyes morales de su sociedad y de su cultura. ¿Cómo? No es tan difícil. Interésese por los libros que los profesores o los sacerdotes recomiendan a su hijo. Sea cauteloso ante las actividades escolares que no son estrictamente materias de promoción, como por ejemplo Catequesis o Moral. No mire con indiferencia o con absoluta conformidad otras actividades que se prestan a desviaciones: los campamentos, los encuentros de convivencia, los retiros espirituales, las visitas a villas miseria. Usted tiene una gran responsabilidad en esto. Porque usted no sabe -no puede saber- qué cara tiene el enemigo. O de qué se disfraza. Usted le entrega, le regala su hijo a la escuela durante muchas horas por día -a veces durante semanas enteras-, e ignora qué ocurre. Seguramente lo estarán educando como corresponde. Pero cabe la posibilidad de que no sea así. Y un día, cuando su hijo empieza a discutir con usted, cuestiona sus puntos de vista, habla de “brecha generacional”, afirma que todo lo que aprende en la escuela es bueno y todo lo que aprende en la casa es malo o está equivocado, ya es demasiado tarde. Su hijo está hipnotizado por el enemigo. Su mente es de otro. De allí a la tragedia hay un corto y rápido paso. Si eso ocurre y un día usted tiene que ir a la morgue a reconocer el cadáver de su hijo o de su hija, no puede culpar al destino o a la fatalidad. Porque usted pudo haberlo evitado."

Lindo, no? Lo curioso de esta carta es que es anónima. La firma "Un amigo". Pero todos sabemos que hay una norma no escrita que dice que las notas no firmadas son la editorial, la línea ideológica de esa publicación. ¿Y quien era el director de Gente en esos años? Nuestro amigo Chiche Gelblung, hoy periodista al servicio de un famoso medio de comunicación.

Aquí te dejo este link por si la querés leer entera. Por mi parte, con amigos así, prefiero cien años de soledad.

martes, 7 de junio de 2011

La gran democracia del Norte

Uno sabe, aunque sea aproximadamente, el precio de muchas cosas. Por ejemplo, seguro que sabés cuanto puede costar un café, un departamento o un par de zapatillas en tu ciudad. Pero lo que seguro no tenés, no tenemos, es idea de cuanto cuesta un congresista de los Estados Unidos. No, no, no...no me refiero a los sueldos que les pagan. Mi pregunta es ¿cuanto vale que voten de tal o tal manera? No!! Tampoco hablo de corrupción. Simplemente pregunto cuanto valen. O lo que es lo mismo por cuanto se los puede comprar.


Te paso el dato por si te interesa. No es mucho: unos 32,523 dólares diarios por legislador, peso más, peso menos, duro más, duro menos. Con esa suma te asegurás que voten como vos querés.

¿Cómo es el tema? Muy simple es lo que les pagan los lobbystas, o los grupos de presión para conseguir tal o cual ley. Los tenés divididos en lobbystas de la salud, empresas y corporaciones varias, sectores financieros y cualquier otro grupo que se te ocurra. De poder, claro. Pero te aclaro que estos valores están un poco desactualizados. Son del 2008 y cada año se actualiza un poco, no sea que después no les alcance.

Seguramente ellos lo consideran un práctica valida, legítima y habitual que no hace otra cosa que consolidar el supremo valor de libertad que, en su sagrada misión, quieren suavemente imponer en el mundo. No hacen otra cosa que expresar la voz de su pueblo.

Sino me creés, o pensás que soy un exagerado, por favor leé aquí. De casualidad, mientras hoy escuchaba en la radio a Liliana Lopez Foresi, una grande, la enganché comentando esta información que no circula en muchos medios.

En fin, mejor tratar de tomarlo con ironía, no?