martes, 2 de septiembre de 2008

Rallentando...

Hay momentos de silencio. Quizás debería decir silencios, en plural. Momentos que son de búsqueda intensa, de introspección, donde hace falta canalizar la energia en una sola dirección para poder convertir, modular, los proyectos en realidades.

Es por eso que este blog entró en un calderón, en un silencio relativamente prolongado que no quiero romper agregando palabras innecesarias, esas que tanto sobran y nos invaden. Son esos momentos en que prefiero buscar y buscarme en el silencio. O mejor, prefiero dar un poco de silencio.

De todas formas, no creo que pueda con mi genio y en unos días más seguramente voy a estar contando algunas de las cosas que me andan ocupando.

Mientras tanto ... dejo que el silencio se retire lentamente...

4 comentarios:

Teresa dijo...

Los que te queremos y te seguimos en lo que hacés, acompañamos tu silencio de blog... aunque lo interrumpamos,a veces... de diversas maneras... Silencio, entonces... Raúl está haciendo ruido por otro lado...

Esmeralda dijo...

Bueno Raúl, entiendo los momentos en que necesitamos de "silencios".
Igual por ahi te escucho cuando subo a la terraza a colgar la ropa......
Cualquier cosa ya sabes, nos vemos en la puerta vecino.
Esmeralda

Raúl dijo...

Muchas gracias por sus palabras y su afecto! Un verdadero y "ruidoso" placer!

Un abrazo a las dos.

colette dijo...

Raúl, te deseo mucha de esta materia que es de oro, dice la tradicion !
Yo no puedo escucharte colgando la ropa, pero con el myspace te escucho en cualquier momento, entonces... hasta luego, suerte !