martes, 5 de mayo de 2009

Helmut Lachenmann

Todo lo que el compositor hace, hasta el esfuerzo más intelectual, es en última instancia intuitivo. No me gusta hablar de este aspecto de la composición. Lo que creo es que, hasta el punto en que mi especulación intelectual pueda ser la dueña de dominios de la composición comprensibles racionalmente - por ejemplo categorias particulares de sonido y las jerarquías asociadas a ellos y como cada obra necesita sus propias e irremplazables categorías - hasta en ese punto, la intuición finalmente surge y se vuelve una fuente de autoridad intelectual. La intuición puede y debe trazar una línea entre la contribución racional, comenzando cada vez desde el principio, por más indispensable que esa contribución pueda ser. La intuición es indispensable - compadezco al compositor que solamente se basa en su propia razón (...) Citándome: 'Un compositor que sabe exactamente que es lo que quiere, quiere sólo lo que sabe - y eso es de una manera u otra, muy poco.' De todas formas: la intuición no es un sustituto del pensamiento composicional, constructivo. Y tampoco es lo mismo que 'instinto'. Este último, que en última instancia controla todo desde el inconsciente, no provoca debate. El compositor o compositora que no conozca ni siga su instinto está, desde mi punto de vista, perdido.

Composer in Interview: Helmut Lachenmann. Entrevista de David Ryan

5 comentarios:

Martín Liut dijo...

Segio Hualpa decía que componer era "elegir". Se refería a ese momento de la composición en el que "lo que sigue", por llamarlo de algú modo es un campo de posibilidades abierto, no cristalizado. La técnica puede ayudar a tomar una decisión mecánica, pero muchas veces entra en conflicto con la oreja. Claro que es preferible el que romple sus propias reglas autoimpuestas que el que las obedece. Esto es especialmente notable en compositores que lidiaron con el dodecafonismo o incluso el serialismo integral: los tipos eran músicos y cuando hizo falta, "acomodaron" las cosas para que les suenen.
Otra cuestión: el planteo es netamente europeo, que sigue tomando lo subjetivo como valor supremo. No creo que Cage acordara con una idea como ésta, ¿no? Saludos,
Martín

Ricardo de Armas dijo...

Muy interesante este post.
Ahora sólo tego preguntas por hacer.
La percepción gestáltica que papel "juega" en el proceso de la creación - elección?
Que relación tiene con la intuición?
Saludos desde la Bahía.

Martín Liut dijo...

Me parece que la Gestalt participa de un modo importantd, pregnante, por usar un término propio de esa teoría, a una escala local. Pero me parece que, en música, justamente la intuición dialoga con las leyes gestálticas, teniéndolas en cuenta, pero haciéndoles gambetas. Si no, se entraría en el territorio de lo previsible. La teoría de la implicación-realización de Meyer habla sobre el asunto. Ahora, a escala más grande: cuando Beethoven decide introducir un tema nuevo en el medio del desarrollo del primer movimiento de la Tercera Sinfonía, ¡qué momento! ahora está ahi, ese tema en mi menor que luego "resuelve" cuentas con la tónica en la extensísima coda. Pero decidir ponerlo, y en qué momento...
Saludos,
m

Raúl dijo...

Coincido con lo que dice Martín. De todas formas me parece que hay que diferenciar como operan las leyes de la gestalt en el compositor y en el oyente. Creo que un punto de equilibrio interesante se puede lograr cuando el compositor busca, y puede que a veces lo logre, ponerse en ambos lugares, es decir alternar el rol de productor con el de receptor.

Saludos a ambos!

SIL VEGA dijo...

Apasionantes temas estos de la composición, la intuición, la percepción... Coincido con Martín L. en lo que se refiere a las "gambetas"... ese necesario "desvío" de las expectativas, ese "ole" que nos hacen los compositores, quebrando lo esperado... Y coincido también con Raúl, acerca de la diferencia entre el que compone y el que oye. En algún lugar, no recuerdo ahora dónde, leí algo así como que lo ideal para un creador sería "racionalizar la intuición"... Desde mi posición de oyente, muchas veces me pregunto cómo se da en Uds, los compositores, esto de lo que habla Hegel: la representación previa de la música, de la idea. Cómo se da la plasmación práctica de aquello que nace en el "interior"... Uds me dirán... El tema de la recepción me atrapa bastante, así que siempre estoy preocupada por cómo se "reciben" los diferentes mensajes artísticos. En este sentido, me vienen muy bien las categorías de percepción del oyente que tipifica Adorno. Hay un libro que aborda los temas de este post, tal vez muchos lo conozcan, voy a releerlo: "Composición musical en el siglo XX, dialéctica de la creación" de Alexander Sokolov.
Un abrazo
Sil