lunes, 25 de enero de 2010

Golpe a golpe

No sabés cuanto te agradezco, Eduardo Duhalde, que hayas dicho lo que dijiste. Vos sabés muy bien que nosotros, la sociedad argentina, tenemos cierta tendencia a olvidarnos. Quizás por el permanente bombardeo informativo (¿es necesario saber cada media hora la temperatura, la humedad y el valor del dólar?) o quizás por otras razones que no alcanzo a entender.

Lo cierto es que ya te estás preparando para las elecciones del 2011, por más que digas que no te vas a presentar, cosa que nadie te cree salvo que las encuestas te den muy mal. En este contexto se te dió por defender a los militares. Sabías que con eso ibas a levantar polvareda. Y lo lograste. Claro...la adrenalina que te generan las apariciones en todos los medios fue más fuerte que la imagen de moderado que viniste cultivando ultimamente. Con esa imagen seguramente muchos nos estábamos olvidando que una vez dijiste que la policia bonaerense era "la mejor policia del mundo" (preguntale que piensan de eso a mis alumnos de Tres de Febrero o de Lanús) o que el asesinato de Kosteky y Santillán fue durante tu mandato. O que llegaste a ser presidente elegido por el Congreso en medio de una crisis gigantesca, pero nunca por el voto popular. O que fuiste vicepresidente de la primer presidencia de Menem, gobierno que indultó a los genocidas. Ahora que recuerdo empiezo a entender.

Te mandaste. Que favor que nos hiciste. Ahora vuelve a estar bien claro quien sos. Con unas simples frases que no son polémicas, señores de la prensa. No son para polemizar. Son para condenar y repudiar. Dijiste, como publicaron muchos medios, fijate en este link, que no hay que humillar más a los miltares. ¿Que querés decir con eso? ¿Acaso darles un juicio justo, en pleno estado de derecho, a quienes cometieron crímenes de lesa humanidad en centros clandestinos de detención es humillarlos? ¿Porqué te molesta que se siga "mirando para atrás"? ¿Creés que se puede mirar para adelante sin que haya justicia? ¿Querés volver a indultarlos?

No tiene sentido que te haga más preguntas. Sé muy bien tu respuesta. Al menos fuiste sincero. Te prefiero así: de golpe. Basta de tenernos verso a verso. En esta nota hay un perfil tuyo más completo. Para no seguir olvidando.

Te regalo este poemita de Primo Levi, quien sobrevivió a Auschwitz y supo bien que es la humillación. No harías nada mal en leer algunos de sus libros. Es un poema simple, sencillo, y muy conmovedor. Y...que te puedo decir. Va justo para vos.

Los que vivís seguros
En vuestras casas caldeadas
Los que os encontráis, al volver por la tarde,
La comida caliente y los rostros amigos:

Considerad si es un hombre
Quien trabaja en el fango
Quien no conoce la paz
Quien lucha por la mitad de un panecillo
Quien muere por un sí o por un no.
Considerad si es una mujer
Quien no tiene cabellos ni nombre
Ni fuerzas para recordarlo
Vacía la mirada y frío el regazo
Como una rana invernal.

Pensad que esto ha sucedido:
Os encomiendo estas palabras.
Grabadlas en vuestros corazones
Al estar en casa, al ir por la calle,
Al acostaros, al levantaros;
Repetídselas a vuestros hijos.

O que vuestra casa se derrumbe,
La enfermedad os imposibilite,
Vuestros descendientes os vuelvan el rostro.

Primo Levi: Si esto es un hombre

No hay comentarios: