miércoles, 24 de febrero de 2010

Sergio y Dominique animan tu fiestita!!

Sergio Lapegüe y Dominique Metzger son dos artistas que trabajan de "periodistas" para hacerse unos pesos y poder llegar a fin de mes. Pero si vos mirás bien sus notas, vas a ver que son unos verdaderos maestros en varios sentidos por lo que te los recomiendo calurosamente para pasar una velada inolvidable. Estos es una breve síntesis de sus virtudes


1) Crean situaciones de suspenso donde uno menos se lo imagina. Partiendo de la situación más cotidiana ellos pueden hacernos pasar un momento de tensión in crescendo, inclusive descubriendo de antemano al culpable. Verdaderos maestros del arte narrativo, envidia de García Marquez que ni les llega a los talones con su "Crónica de una muerte anunciada".

2) No sólo hacen juegos de palabras, sino que también hacen juegos de hechos. Los simples hechos cotidianos, como unos hijos ayudando a su madre, pasan a tener múltiples significados llegando a crear verdaderas momentos de intriga, asombro y buen humor.

3) Redescubrieron, en pleno siglo XXI dominado por la abundancia de la imagen, el arte de la oratoria llegando a lo más profundo de nuestras emociones con los distintos matices y entonaciones que le dan a su voz.

4) Ültimo en orden pero no en importancia, saben llegar a la gente "común", "de la calle". Un simple ciudadano limpiando su auto, es capaz de dejar todo para transmitirles a ellos sus fantasías, rencores y esperanzas.

En este pequeño ejemplo que vas a ver ahora podés ver una pequeña muestra de todo lo que son capaces de hacer. Y esto no es nada: en vivo...son mucho mejor!!

Por eso repito: si no querés pasar una fiesta aburrida, llamá a Sergio Lapegüe y Dominique Metzger. Su representante, el Señor TN, te hace precio.

Mirálos en vivo. Esta te la regalo. La segunda....

1 comentario:

Santiago Ruiz Díaz dijo...

Tal cual, dos artistas!!!
Con un amigo hemos institucionalizado los "miércoles de Lapegüe": cena, charla y a las 00:00 sintonizamos TN para ver su show. Disfrutamos mucho cuando se entrega a la improvisación poética sobre las imagenes nocturnas de la ciudad. Me recuerda algunas transmisiones radiales