sábado, 22 de diciembre de 2007

Un granito de algo

Como es habitual en estas fechas uno empieza a hacer balances, a pensar proyectos, a revisar actitudes, actividades y muchas cosas más, entre tantas que genera los cierres de ciclos, de año. En mi caso, por supuesto entre otras revisiones, estoy haciendo la de este blog, que está pronto a cumplir un año, cuya actividad estuvo presente en todo 2007 ya que lo comencé en Enero de este año. Voy a dar un pequeño rodeo antes de llegar al punto.

Hace poco estuve leyendo un libro de Baudrillard llamado “Las estrategias fatales”, lectura que me resultó muy sugestiva y estimulante. Por supuesto no soy la persona indicada para hacer un resumen o una semblanza de este libro, ni mucho menos. Pero hay un pequeño punto que me gustaría comentar que es el siguiente: en una de sus páginas habla de las paradojas de la obesidad, entre las cuales la que más me impactó es aquella que habla de la carencia, de la negación del cuerpo debido a la abundancia del mismo. Y esto lo asimilaba a muchos conceptos e ideas más, como la de información. La cantidad, la hiperabundancia de información a nuestra disposición deriva en una obesidad que hace que nos perdamos y estemos más desinformados debido al ruido que produce tal cantidad.

Recordemos que cuando se habla de ruido, podemos pensarlo en términos de comunicación, aquello que nos impide comunicarnos, o en términos acústicos, el ruido blanco como resultado de la presencia de todas las frecuencias. En este caso parecería que se está hablando de ambos a la vez: el ruido en la información como “suma” de toda la información, que a la vez no nos permite comunicarnos o vincularnos con esa información.

Inclusive también se habla y escribe mucho acerca de este tema, por lo que el problema de la cantidad de información genera también una gran cantidad de información que seguramente generará más y más información y así sucesivamente.

Y cuando escribo la palabra información, me estoy refiriendo a cualquier tipo de información sea escrita, oral, sonora, visual o audiovisual. Basta entrar a sitios, por ejemplo como myspace.com para tomar contacto con la enorme cantidad de artistas que uno puede escuchar con sólo hacer un click, y que encima podés mandarles un mail, mirar sus fotos/videos o hacerte su “amigo”.

Por supuesto, y esto que quede bien claro, prefiero la abundancia a la carencia. Recuerdo muy bien lo que nos costaba conseguir y escuchar música del siglo veinte, por poner un ejemplo, cuando estudiábamos en la década del ochenta. Ni que hablar de los efectos anestesiantes, o directamente letales, de la censura con las que la Argentina, y muchos países latinoamericanos también, convivió durante gran parte de su historia.

Pero esta situación inédita, la de tener mucho (me incomoda decir “todo”) al alcance de la mano, obliga claramente a una reflexión sobre el tema, o al menos a tener conciencia de este ruido para buscar aislarlo, para tratar de limitarlo, o, y creo que es lo más realista, enmascararlo, disimularlo, suavizarlo con algún sonido más atractivo, siguiendo con la metáfora sonora.

Muchas veces me pregunté, al escribir en este blog, si no estuve contribuyendo con mi minúsculo e ínfimo grano de arena, o de grasa, a esta obesidad de información de la que venía hablando. Puede ser. Pero creo que callarme la boca, cuando sentí ganas y necesidad de comunicar o de decir algo, no hubiera cambiado en absoluto el panorama.

Y quizás, o debería decir “ojalá”, en alguno de esos lectores, anónimos o conocidos, participativos o silenciosos, esporádicos o recurrentes, que pasaron por estas páginas, se produjo mágicamente ese fenómeno del enmascaramiento y quedó flotando alguna reflexión, alguna idea o al menos una compañía durante un tiempo.

Con eso, me doy por feliz y satisfecho, y esta actividad toma su verdadero sentido.

Muy Felices Fiestas para todos!!

8 comentarios:

Ricardo de Armas dijo...

Recuerdo muy bien la referencia a la obesidad que hizo Baudrillard en "Las estrategias Fatales"
Este lúcido sociólogo, analizó la posmodernidad en terminos de simulacro y estrategias de seducción. Excelente tu comparación de la obesidad con el ruido blanco como sumatoria de todas las frecuencias. Desde mi punto de vista, la hiperinformación desemboca inexorablemente,en la disolución de los sistemas conceptuales por carencia de referencialidad. Si no hay referencialidad no hay relaciones posibles. Si estas no existen, no hay sistema.

Gabriel Cerini dijo...

Yo creo que la única manera de coordinar tanta información es direccionarla siempre a la práctica de la composición y escucha, y (aunque no menos importante) trabajar en grupo. Felices fiestas, Raúl y otros colegas.

Jose Miguel Candela dijo...

Muy interesante lo que dices , Raúl. Al respecto, te cito brevemente un fragmento de un artículo de Gustavo Becerra Schmidt ("Rol de la musicología en la
globalización de la cultura", 1997 R.M.Ch.): "La interconexión del mundo es cada vez más completa y eficaz. Se puede decir que toda
la humanidad ha entrado en una red de comunicaciones con la que interactúa a diario. Sin
embargo, la mayor parte de los individuos que toman contacto con esta red, lo hacen en forma
pasiva, como espectadores-auditores, y no como partes en un proceso interactivo de
comunicación. Esta forma es desventajosa para el desarrollo de una globalización equilibrada.Hay muestras de una cierta reacción en contra de esta tendencia, la que consiste en ofrecer a
los receptores la posibilidad de elegir entre varias alternativas. Esto es más fuerte en el campo
de los programas de computación interactivos y menos en el campo de los espectáculos. Hay
aquí un campo vastísimo que podría desarrollarse en beneficio de una globalización cultural
más acorde con los valores humanos."

Nuestros blogs, como dice Alejandro Albornoz, pueden ser como ese "mensaje en la botella", que puede ser util en un futuro si estos se enfocan a la humanización global.

Muchas felicidades por mantener un año un blog espléndido, y muy felices fiestas

Gabriel dijo...

Y claro, me olvidaba agradecer y felicitar este espacio que has creado que tan bien nos viene para poder conversar un rato. Paso el mate de festejo, Raúl!!

Raúl dijo...

Gracias, muchas gracias por sus aportes y su presencia. En este ida y vuelta de ideas y experiencias nos enriquecemos todos.

Muchas felcidades!!

Gabriel Cerini dijo...

Espero que hagamos mucho ruido el año que viene. Raúl, colegas, no sé exactamente para qué fechas pero regreso a Argentina en el 2008. Así que alguna movida haremos en Mendoza. Espero recrear mi taller y ver dónde poner lo aprendido. Fundamental seguir en contacto, espero para el sono 2008 estar allí en vivo y en directo. Así que adelanto festejo por el año 2008!!!

Raúl dijo...

Que buena noticia!! Ojalá puedas armar algo en Mendoza y de esta manera seguir haciendo crecer la actividad en el interior.
Te deseo la mejor de las suertes! Un abrazo grande y ...dala pa´lante!

el maletero dijo...

¡Hola ! Intento hacer un trabajo sobre ese libro para una asignatura de Antropología. Desde Gijón te agradezco tu análisis. Tomo nota de tus comparaciones, con las q stoy de acuerdo(a veces me preocupa atorar a ls alumns con demasiada información).
Un saludo.