martes, 14 de agosto de 2007

Una pesadilla de Borges

Yo estaba en mi habitación; amanecía (posiblemente esa era la hora en el sueño) y al pie de la cama estaba sentado un rey, un rey muy antiguo, y yo sabía en el sueño que ese rey era un rey del norte, de Noruega. No me miraba: fijaba su mirada ciega en el cielo raso. Yo sabía que era un rey muy antiguo porque su cara era imposible ahora. Entonces sentí el terror de esa presencia. Veía al rey, veía su espada, veía su perro. Al cabo desperté. Pero seguí viendo al rey por un rato, porque me había impresionado. Referido, mi sueño es nada; soñado fue terrible.

5 comentarios:

Gabriel Cerini dijo...

Hola Raúl, estoy en medio de un retardo en mi regreso por culpa de aerolíneas ... Por suerte me sirvió para ponerme a escribir lo que tenía para el huellas. Espero que te guste y continúes pronto. Saludos a todos. Espero que tengamos un buen sonoimágenes y poder estar (como parece) pronto por allá. Por correo privado te digo más cosas cuando llegue a Barcelona. Cariños a todos.

Mi Nueva Mente dijo...

¡Hola profe!
Me enteré que ya perdió mi confianza (debo confesarle que algo de eso percibí cuando me paré a buscar el CD). Pero supongo que al poder tocar el CD con sus manos habrá pensado: "aquel joven de verdes pelos no es lo que pensaba". O al menos eso espero.
Prometo guardar silencio las próximas clases y le mando saludos.

7ede dijo...

Hola profe,
¡Pobre martín! pensar que debe ser el que tiene mejor promedio de la clase. Es mas, irónicamente, se hizo eso en el pelo porque aprobó "arte y sociedad". Hay tantos con el pelo "normal" (me incluyo)que son mucho peores alumnos! jaja.
Saludos!

Raúl dijo...

Hola hola a todos. Tranquis, tranquis muchachos...yo no perdí la confianza en nadie ni comenté nada sobre el pelo de nadie!! Claro que si alguien tiene el pelo amarillo y no sé su nombre, la única forma de hablar de él es ..."el del pelo amarillo".
Todo en orden, no se hagan problema.
Nos vemos pronto

Gabriel Cerini dijo...

"Soñado fue terrible" ... aunque diferente del sentido que le da Borges al hecho soñado a mi me da por hacer una analogía entre el hacer o vivir (en este caso, soñar) y el contar o narrar. Creo que lo mismo nos puede pasar a veces con las composiciones entre que las pensamos y las llevamos a cabo. Esto lleva a muchas cosas, entre otras, al famoso tema de (pretender) controlarlo todo o no. Creo que hay que dejarle lugar al oído para que tome como propio lo escuchado.