viernes, 7 de septiembre de 2007

Medios mixtos

La experiencia que acabo de tener con la obra "El paso del viento" me generó una cantidad de reflexiones, que voy a ir compartiendo de a poco. Una de las cosas que más me llamó la atención fue la definición que hizo Saúl Martín (flautista de una gran trayectoria en distintos tipos de música) sobre esta pieza: es como tocar música de camara. Efectivamente, creo que de una manera no muy precisa la pensé, la intuí, así. Y esta frase de Saúl me impresionó, de la misma manera que nos impresiona cuando alguien nos "lee el pensamiento", nos adivina.
El hecho es que yo quería una obra en donde la flauta y la parte electrónica o electroacústica se fusionaran y que se escuche un sólo instrumento, o a lo sumo dos. Eso, al menos en lo que se refiere a la parte musical y generalizando un poco.
Y ahí me surgió una pregunta: ¿porqué los músicos de determinada edad o generación hablamos de este las obras electroacústicas que incluyen intrumentos, como obras mixtas u obras para medios mixtos? No hay una razón muy clara al respecto. Lo que resulta claro, hasta la obviedad, es que una flauta, una guitarra o cualquier instrumento acústico tiene una generación de sonido de tipo mecanico, mientras que la electroacústica es generado electrónicamente. Pero ¿acaso una obra para flauta y guitarra no posee dos instrumentos cuya forma de generación de sonido es totalmente distinta? ¿y las obras para canto y piano?
Creo que la verdadera mezcla de medios, al menos al día de hoy, pasa por una integración de lenguajes y de disciplinas. La obra de Ricardo de Armas (música), Nestor Iencenella (video) y Victoria Ansiaume (danza) "Metales iluminados", apunta claramente en este sentido. Aunque también habría que considerar lo siguiente: ¿podemos llamar medios mixtos a una obra que se nutre de distintas disciplinas pero cuyo resultado es totalmente integrado al punto de no poder concebir un elemento tomado aisladamente?
No se si soy claro...pero la piedra está largada. ¿Tiene sentido hablar de medios mixtos?. O mejor ¿de que hablamos cuando hablamos de medios mixtos?

23 comentarios:

Nuevos Sonidos dijo...

Hace un tiempo publiqué en el blog Nuevos Sonidos justamente acerca del tema que vos lanzaste al debate. Aquí va el link: http://saulmartin.blogspot.com/2006/07/obras-de-medios-mixtos-nuevo-conjunto_24.html
Es una nota que me pidiera Claudio Mamud para la revista Paginas Musicales, y sería como una introducción al tema desde el punto de vista de un intérprete, pero quería sumarlo a la discusión

Gabriel Cerini dijo...

Bueno, Raúl. Yo creo que sí, tiene sentido aunque no sea preciso como muchas etiquetas tampoco lo son. "Música clásica contemporánea", "experimental", etc. Yo he participado muchas veces en unas exposiciones que se hacen en Mendoza llamadas de Arte No Convencional. Y siempre se criticó eso. Al final le pusieron No-Con, a secas... No es quizás preciso el término. Lo que siempre se espera de los medios electroacústicos mixtos es que tengan una buena interrelación entre ellos. A veces estamos demasiado tiempo buscando los mejores términos y termina hablándose sólo de música o de músicas. A mí me parece que los pocos términos que se ha conseguido sean más o menos de uso común hay que aprovecharlos e intentar quizás definirlos mejor, pero no por eso cambian tanto los rótulos.

Gabriel Cerini dijo...

pero no por eso cambiar tanto los rótulos, quería decir.

Gabriel Cerini dijo...

PD. Escribite algo para Huellas, dale. Igual para los que quiera arrimarse al sitio: www.huellasonoras.blogspot.com

Raúl dijo...

Es muy bueno el trabajo de Saúl y realmente creo se puede tomar como un buen punto de partida para profundizar la charla/discusión.
Entiendo lo que decís, Gabriel, y es cierto que a veces las discusiones terminológicas pueden parecer vacias y que llevan a un "callejón sin salida". Pero por otro lado creo que es bueno (a veces, cada tanto...) repreguntarse ciertas denominaciones, cosa que seguramente puede derivar en un mayor afianzamiento de conceptos. Una buena cantidad del llamado lenguaje musical está plagado de terminología imprecisa, y detenerse un poco a revisar eso, insisto, cada tanto, es bueno. Los tiempos, las tecnologías y los lenguajes cambian y reveer ciertos rótulos es sano, aunque sea para volver a afirmarlos.

Gabriel Cerini dijo...

Claro. A veces se dice algo a dos voces. Uno dice algo y el otro asiente entre paréntesis pero se pregunta por los problemas que surgen de ello. Es dialéctico. Yo entiendo lo que decís. Lo que digo es que hay que esperar que lo que hay llegue a los destinatarios y luego replantear todo otra vez. Las dos cosas están bien. Como siempre la realidad es más completa y compleja que las palabras. Yo tengo un borrador de eso que quiero meter en mi blog. Ya conseguí El mismo camino en mp3. Muy bueno, Raúl. A tu memoria está pero sólo conseguí bajar una parte. Cuando tengás una grabación me gustaría escucharla. Soy todo oídos (qué buena expresión, no?)

Gabriel Cerini dijo...

Grabación de El paso del tiempo, quiero decir

Ricardo de Armas dijo...

Algunas consideraciones al respecto de esta entrada en el blog, la cual me parecio sumamente interesante. Quiero reflexionar acerca de la eterna dicotomía que nos propone la dialéctica. Pregunta: ¿Un cuarteto de Beethovenn, interpretado en un festival al aire libre con micrófonos y amplificación, deja de ser música de cámara por el hecho de usar electricidad? Desde mi punto de vista no, porque lo que sustenta la pertenencia a un determinado género es la ideología estética con que la obra fue concebida. Con esto quiero decir que para mí y utilizando el mismo argumento,la obra "El paso del viento" de Raul Minsburg es pura música de cámara.
Respecto de la integración de lenguajes y disciplinas, no hay nada nuevo bajo el sol por el momento... ¿o no podemos decir también que "La Boheme" o "El Lago de los Cisnes" son obras para medios mixtos?
Quizás la innovación (si es lo que buscamos) no pase por los medios a utilizar, sino por la relatividad de los sistemas conceptuales, como nos propone la descontrucción y los lenguajes polisemánticos.

Nuevos Sonidos dijo...

Es interesante lo que se viene planteando!
Cuando uno habla de cuarteto de cuerdas, todo el mundo sabe que son dos violines, viola y chelo, si decimos quinteto de vientos, nos estamos refiriendo a un grupo integrado por flauta, oboe, clarinete, fagot y corno y si hablamos de un ballet tenemos claro que vamos al menos presenciar una orquesta y un grupo de bailarines, etc.
Llamando una obra de medios mixtos nos queda claro que lo integra un instrumento, entre comillas tradicional, como puede ser la flauta, violín, guitarra, etc. y un nuevo sonido o nuevo timbre que es el sonido electrónico producidos en tiempo real o diferido.
Entonces creo que sería cuestión de practicidad al llamarlo de esa manera a esta nueva combinación de instrumentos y con ello sabemos a que se refiere cuando decimos que es una obra de medios mixtos.

Gabriel Cerini dijo...

Yendo a los orígenes de la música de cámara (que se denominó así a la que se realizaba en casa de los príncipes y no en iglesias) podríamos decir que la música electroacústica de concierto (como a mí me gusta llamar para diferenciar a la electrónica de discotecas) es una música de cámara que puede reunir varias "cámaras" en otra diferente a las que le dieron orígen. Una cámara de cámaras que permiten al espectador/auditor imaginar y recuperar (de algún modo) esos espacios. Qué piensan ustedes al respecto?

Ricardo de Armas dijo...

Estimado Gabriel, muy interesante tu comentario respecto de la electroacústica cómo música de cámara que puede reunir varias "cámaras". Es totalmente verdad porque en el "ámbito o cámara real" donde se está haciendo la interpretación acusmática de determinada obra electroacústica, se pueden crear en tiempo real "ambitos o cámaras virtuales" mediante el uso de hardware o software específico.

Raúl dijo...

Me gusta mucho eso de "cámara de cámaras", así como las derivaciones insospechadas que puede tener una nota, gracias a todos los comentarios que van dejando.
Por supuesto que la pálabra "cámara" también tiene varias acepciones...¿que tal "espacios de cámara"?

Gabriel Cerini dijo...

Gracias Ricardo y Raúl por estas últimas consideraciones. Me gusta mucho tu blog, Raúl, porque siempre nos pone a "pasar en limpio", motivados por el disparo eficaz de Raúl, ideas que vamos teniendo que van acordes a nuestro hacer compositivo. Lo de las cámaras me sugiere una analogía con los conjuntos de la matemática moderna (qué antiguo, no?), si eso se pudiera hacer en 4 dimensiones (las 2 de los conjuntos, más la 3 D más la del tiempo) y ahí se verían coincidencias parciales, superposiciones, intersecciones...
Yo, normalmente trabajo sobre muchas cosas diferentes (como casi todos, supongo). No tengo una manera de componer que sea siempre la misma. Hace un tiempo estaba buscando algo más ordenado, como una partitura pero esta tenía que ser como una animación. No conseguí el programa director (de macromedia) que sabía podía servirme (además de haberlo usado alguna vez), entonces no lo hice aunque la obra en cuestión salió igual. A veces los espacios, las cámaras, las capas o lo que nos va saliendo se juntan y se pueden "ver" gracias a un software o a dibujos, o como sea, que sea(n) adecuado(s). Igual, a veces tenerlo claro en la mente, alcanza.

Gabriel Cerini dijo...

Sobre "espacios de cámara" el problema que veo es que la idea de cámara es ya un espacio determinado. Creo que tendríamos que seguirlo pensando y charlando un poco más para ver lo que nos sigue sugiriendo. A propósito, recuerdan el "I Am sitting in a room" de Alvin Lucier?

Ricardo de Armas dijo...

Cómo olvidar esa obra de Alvin Lucier, que junto con las Turenas de Chowning y alguna de la primera época de Stockhausen son desde mi punto de vista, las más significativas del repertorio electroacústico universal.
Volviendo a Lucier y su "I am sitting in a room", esta obra es para mí el ejemplo más claro de entropía (irreversibilidad de los procesos)

Gabriel Cerini dijo...

Totalmente de acuerdo, Ricardo con las obras que citás. Buena piedra lanzaste, chabón Raúl. La verdad es que tengo ganas de releer todo esto que hemos estado escribiendo entre todos...

Raúl dijo...

Que bueno todo lo que salió, da ganas de releerlo e intentar pasarlo en limpio. Muchas gracias una vez más por todos sus comentarios, que enriquecen y acompañan estas cavilaciones que parecen solitarias..pero no lo son tanto.

Pd Me da bronca y verguenza, pero admito públicamente que no escuché la obra de Alvin Lucier. Ya mismo me pongo a solucionar eso!

Ricardo de Armas dijo...

La obra de Lucier tiene valor no solamente desde lo musical sino también desde lo conceptual.
Raúl,hay una versión en mp3 dando vuelta por las redes p2p. Si no la conseguis avisame y te mando el mp3 por yousendit. Abrazo.

Saul Martin dijo...

Ricardo,
Tampoco he escuchado esa obra de Alvin Lucier y me encantaría poder escucharla...
Mandamela por yousendit
Saludos a todos,
Saúl

Gabriel Cerini dijo...

En el medio de releer el post de Raúl y los comentarios de Saúl, Ricardo, Raúl y míos, me encontré con lo que decía Saúl de las obras para cuartetos de cuerdas, quinteto de vientos, etc que todo el mundo sabe de qué formación (u orgánico) se trata y antes de seguir se me ocurre que las formaciones flauta y sonidos electrónicos y soprano más sonidos electrónicos, no están ya siendo parte de una nueva tradición? Digo por la cantidad de músicas mixtas (?) que hay que los incluyen. Yo creo que un gran porcentaje de músicas mixtas son para flauta o soprano y cinta.

Ricardo de Armas dijo...

Sigo pegado a Lucier y su "I am sitting in a room" Todo este intercambo de opiniones me llevo a escuchar nuevamente la obra después de uno o dos años que no la escuchaba y me di cuenta que musicalmente me gusta, pero conceptualmente me fascina. La crísis de la representación (tan paradigmática de estos tiempos) esta de alguna manera "anunciada" en esta obra de hace casi 40 años.
Ese "paso obligado" que nos propone Lucier de la semántica a la sintaxis o desde una visión "Schaefferiana" desde la escucha metafórica a la escucha reducida es implacable.

Anónimo dijo...

Cito a Marcos Salazar en su Arte Multimedia y logos Meta -Técnico:

"Cuando se habla de Medios Mixtos en el Arte, la tendencia es a pensar en aquello que tradicionalmente se conoce como Técnica Mixta, es decir, una mezcla de imagen de soporte bidimensional con formas tridimensionales, recursos electrónicos, video y cuanta cosa se le pueda ocurrir a un artista utilizar y mezclar para resolver valores significantes, jerarquizados a su antojo, alrededor de un eje temático que ha sido seleccionado, para la elaboración de un discurso.

Vemos además, que la incorporación de técnicas mixtas, asociadas al trabajo sobre el espacio museográfico – en su totalidad, es decir, también fuera del muro – y en el mismo sentido, en el espacio urbano, nos ha llevado desde los primeros años del siglo XX a la ejecución de obras que se desarrollan dentro de la disciplina que conocemos como “Instalación” y posteriormente a una nueva, que sucede a esta, conocida con el nombre de “Happening”.

En este último modo de expresión plástica, se permite al espectador intervenir los objetos, materiales, ejecutar recorridos y replantear inclusive valores, posiciones y jerarquías de los elementos significantes que puedan constituir el cuerpo físico de un trabajo plástico, reconfigurando su papel de mero espectador a casi coautor o copartícipe en la producción del discurso.

Aunque actualmente se plantea a la luz de la física cuántica, que la mirada atenta de lo que podriamos considerar un espectador pasivo - como aquél que contempla una pintura - interactúa con la materia pictórica pudiendo reconfigurar sutilmente imperceptibles detalles de su corporeidad, así como recomponiendo en su imaginación, la información recibida desde la obra. Sin embargo, aceptando todo esto, podemos diferenciar de manera tácita las diferentes formas de participación entre un espectador que no produce cambios espaciales notables en una obra y, el que sí lo hace.

En otro orden de ideas, y para poder hablar de contemporaneidad en el arte y las artes, como consecuencia o sucesión del modernismo y post-modernismo, es necesario destacar, que existe una seria distorsión cronológica – entre aquello que llamamos arte moderno y sus lapsos históricos, y lo que conocemos como modernismo y sus correspondientes tiempos en la historia. Al arte moderno se le atribuye fecha de nacimiento por los tiempos del post-impresionismo, y justamente como consecuencia entre otras cosas, de la aparición en el ejercicio creador de pintores y escultores que mostraron una imperante necesidad de ir a las raices de lo óptico y de la forma. Prueba clara de esto, la encontramos en los primeros ejercicios cubistas (cubismo analítico de principios del siglo XX), en los que predomina el reduccionismo de las formas intentando la representación de estas, a partir del ensamblaje de sólidos primitivos y, haciendo un uso discreto del color[5].

Por el contrario, cuando hablamos de modernismo en la historia, podemos pensar en la invención de la imprenta en el año 1436, o en René Descartes (La Haya, Francia 1596), a quién se considera el padre de la filosofía y las matemáticas modernas.

Parecería entonces que, la técnica, así como el pensamiento filosófico y las matemáticas, se modernizan mucho antes que las artes, o al menos establecen sus lapsos con unos tres siglos de anterioridad. Será interesante preguntarnos porqué ha pasado esto y si en realidad es así.

Inclusive, la noción de distorsión cronológica podría extenderse, hacia una concepción del papel del arte en momentos de la historia, de naturaleza cuasi profética debido a la manera como ha venido anticipándose en la imaginación y formalización de posibilidades, al desarrollo técnico de todas las épocas. Este planteamiento podrá parecer propio de la noción de un arte profético, renovada por el romanticismo antimoderno venido de estadios arcaicos, que hacen incapié en la mántica y la magia y no en la racionalidad ilustrada, y sin embargo al revisar la historia de las artes podremos encontrar múltiples casos en los que la concepción de posibilidades fantásticas de todo orden producidas por la narrativa y la imaginería de muchos artistas, termina por convertirse hasta en recursos electrodomésticos de una posterior contemporaneidad.

Intentando ahora, entrar por otro camino en el contexto de la pregunta, recurriré al trabajo de Eugene Delacroix (1798 – 1863), pintor romántico quién entre sus postulados[6] mas conocidos y en abierta oposición a Ingres[7] declara que la línea es una superficie de color como cualquiera, y que en tal sentido él, la pinta del grosor que le dá la gana. Podría pensarse que ya a esta altura de la historia, comienza a cocinarse el nacimiento del arte moderno, como siempre con una ruptura en el tratamiento de lo óptico en sí mismo y con clarísimas vinculaciones y consecuencias en el terreno cultural y ético así como, en la indetenible reconfiguración del imaginario social de occidente.

De todo lo anterior, podemos deducir que, a pesar de la distorsión cronológica que aparentemente afecta los lapsos del modernismo, correspondientes por una parte a la técnica y la filosofía, y por la otra a las artes, en todos los casos lo que determina la reconfiguración epocal y la entrada a un nuevo tiempo es, el ejercicio de la invención, y que en el caso particular de las artes está íntimamente ligado a la manera como entendemos la luz, lo visual y el espacio, y por ende, la concepción de extensión y distancia, así como la proxémica e interacción multiparticipativa que puede pensarse, como por ejemplo en el caso del happening o el net-art.

Los artistas, y quizás con mayor fuerza los poetas y escritores, los profetas, algunos alucinados pintores o videntes filósofos, y en muchos casos en sinergia con investigadores científicos de todo orden, han acicateado al imaginario social de cada época, como adelantando aquello que la técnica ha de traer adelante – pro-ducir – a la vista y que constituirá un nuevo paradigma epistemológico que servirá de fundamento y territorio para la siembra de nuevas posibilidades en el ejercicio creador. Debe decirse en justicia, que en la mayoría de los casos, ha sucedido totalmente lo contrario, y han sido los investigadores del mundo científico, quienes han detonado profundas intuiciones en el espíritu del arte.

Dicho lo anterior, cabe aquí mencionar otro dato histórico que nos permitirá pisar terreno mas o menos firme para pensar el problema de los Medios Mixtos en el Arte y las vinculaciones con aquello que podriamos considerar como la aparición de una nueva racionalidad o logos Meta-técnico [8], y algunas consecuencias éticas, estéticas y epistemológicas que esta nueva re-configuración epocal pueda traer al imaginario social y a la conciencia del hombre contemporáneo.

Es evidente, que como consecuencia de la invención de los semi-conductores, a partir de los años 80´s con la aparición de las primeras aplicaciones de caracter masivo de la tecnología digital, las formas de concebir la reproductibilidad – recordemos la invención de la imprenta – la memoria y la capacidad de transmisión de data lograda consecuentemente con el uso público (no militar) de la internet, la racionalidad y por ende el imaginario del hombre – para entonces ya post-moderno – y de las generaciones de la contemporaneidad, son fuertemente influenciadas por el nacimiento de un logos que entre otras consecuencias trae consigo una nueva comprensión de los conceptos de extensión y distancia, así como el concepto de sistema y como resultado de esto, la trans-formación de nuestra tradicional noción de morada. En el intento de esclarecer este planteamiento, será oportuno citar a Mayz, en uno de los fragmentos de su Ratiotechnica :
El espacio-técnico, impuesto y modulado por los requerimientos del sistema, no sólo impide con su impersonal artificialidad que el hombre establezca en él una verdadera morada, sino que toda posible morada es negada y destruida en su esencia por obra de aquel sistema. O dicho ahora con mayor precisión: el sistema es la antítesis existenciaria-ontológica de la morada. Se comprende así claramente que, en lugar de habitar y hallarse instalado en el espacio como en su verdadera morada (para lo cual la ordenación, disposición e integración de semejante espacio debería partir y brotar del propio espaciar del hombre en función de su más íntimo mundo), al transformarse este mundo en un simple plexo de relaciones impuestas y configuradas por los requerimientos inmanentes del propio sistema, aquel espacio se convierte eo ipso en un mero “recinto” inhabitable e inhóspito, con el que se guarda una externa, impersonal y artificial conformidad. Entonces – en lugar de ser vivido y existenciado como casa, morada, hogar o terruño – el espacio es visto y evaluado simplemente como un área, cuya extensión y superficie se trata siempre de dominar más vastamente mediante la paulatina imposición y ampliación del sistema.(Pag 27)


Esto, de manera incuestionable, afecta el ejercicio creador de los artistas abriendo paso al nacimiento de nuevos lenguajes que obligan a una re-categorización, por una parte, de naturaleza onto-sistémica, es decir, que las raices etimológicas que permiten la estructuración del lenguaje utilizado tradicionalmente para el ejercicio creador son trans-formadas por la incorporación de una nueva instrumentación de la epísteme misma del ejercicio compositivo mediante el uso de nuevos sensorios no antropomórficos, y como consecuencia de esto, una reconfiguración de caracter nominal, dando nacimiento a la disciplina que académicamente conocemos en la enseñanza del arte en Venezuela, como Medios Mixtos.

Antes de abordar una descripción de los objetivos que primordialmente podrían conformar la genealogía de esta disciplina académica, será interesante adelantar algunas reflexiones relacionadas con la noción que tenemos de medio en sí misma.

Para ello, es oportuno citar de nuevo a Mayz cuando expresa :


“…la mención de la utilización de << un artefacto metatécnico >> que pueda ser usado para la aprehensión de la alteridad de forma distinta a la que efectuan los sensorios.” (Ratiotechnica. Pag 81).


En relación a esto y al problema de los medios -o el medio- en el arte deberemos comenzar por establecer una relación directa entre eso que Mayz llama la aprehensión de la alteridad con la noción misma de información.

Tal como lo expresa Alfredo Vallota[9] en su trabajo “Consideraciones sobre la Percepción Sensorial en la Meta-Técnica”[10] :

…digamos que entendemos a la “información” como una noción cualitativa que podría enunciarse como “lo que determina una forma”, es decir, lo que determina una estructura, un orden, como lo que no es azaroso.

De esta forma, las alternativas radicalmente nuevas de comunicación que no son ya miméticas del hombre, y por tanto, tampoco antropocéntricas o que guarden con él ninguna dependencia en cuanto a sus límites, hacen que el receptor ya no pueda ser considerado un hombre natural, sino que el receptor pasa a estar conformado por el hombre y los resultados de su hacer técnico. En otras palabras, pierde su carácter antropocéntrico, si por tal entendemos al hombre y su dotación sensorial innata.

Una segunda vertiente meta-técnica se halla representada por instrumentos o aparatos que al introducir cambios o modificaciones en la disposición, grado y códigos de las propias estructuras somáticas y psíquicas del hombre (o de otros seres)− alteran el congénito o connatural funcionamiento de ellas... creando o propiciando variaciones o innovaciones tanto en su comportamiento como en el despliegue y distribución de sus energías. Los instrumentos meta-técnicos, en tal sentido, construyen una nueva alteridad... cuya propia estructura óntico-ontológica impone concomitantes variaciones tanto en su eventual objetivación e inteligibilización epistemológicas como en el campo de su construida y rediseñada teleonomía. ( Mayz Vallenilla, E.: op. cit., p. 23.)

....cómo alcanzar la definición de un objeto si sólo contamos con percepciones subjetivas, que resultan de infinidad de datos que se reciben a través de los sensorios naturales y artificiales, interpretadas por claves individuales. Parecería imposible alcanzar una única definición para ningún objeto. Pero en tanto podamos establecer patrones de datos afines relacionados, podemos referirnos a los casos particulares a partir de estos patrones generales, de manera que entre nuestras percepciones y las palabras con que nos referimos a los objetos materiales sólo es necesario que haya una equivalencia genérica, siempre abierta a nuevas percepciones derivadas tanto de los casos particulares como de nuevas alternativas de percepción. Si extendemos esto a nuevos sensorios, que requieren nuevas categorías interpretativas, entonces es clara la necesidad de generar un nuevo lenguaje que permita expresarlo.

A lo anterior, podriamos agregar un comentario de McLuhan[11] en relación también, al uso de los sensorios :

"No es posible una teoría de las mutaciones culturales sin conocer la alteración de las proporciones entre los sentidos, causada por las diversas exteriorizaciones de estos."

Y más adelante, del mismo autor :

"…tenemos por ejemplo un automovil. El medio no es el coche, sino todo lo que existe debido al automóvil: las carreteras, las fábricas, las gasolineras, etc., todo lo que se crea a su alrededor y que cambia la vida de la gente. Lo mismo ocurre con la electricidad, que ha revolucionado nuestros horarios. Harold Innis, que fue el primero que estudió los efectos de los mass media, describió cómo la escritura sobre papel en vez de sobre piedra había revolucionado la historia de la humanidad. El militarismo proviene del papiro porque éste facilitaba el envío de mensajes. La caída del Imperio Romano se produjo cuando se seco el papiro. Lo que Innis no sabía es que los papiros del Nilo se secaron porque los romanos habían contaminado el río…"

En este mismo sentido, es oportuno citar un comentario de Edgar Morin, sobre McLuhan:

"La reducción monomaníaca a la imprenta, por un lado, y al circuito eléctrico, por otro, no debe encubrir la existencia de un pensamiento galáctico, es decir, un pensamiento que se esfuerza por establecer grandes configuraciones donde las aproximaciones inesperadas traducen una búsqueda flexible de compleja estructuración."

Hechos estos comentarios y necesarias citas, podemos decir entonces que en el hacer académico de los Medios Mixtos los objetivos que esta mención académica[12] persigue se pueden reducir a lo siguiente:

1.- El conocimiento de los lenguajes de la contemporaneidad.

2.- La comprensión de estos lenguajes, su constitución epistemológica, sus raices históricas, sus características estéticas y la consecuente configuración de un nuevo imaginario social, con todo lo que alcancemos a visualizar como consecuencias.

3.- La comprensión y el dominio de los haceres técnicos y sus necesarias destrezas, que permitan la elaboración del discurso plástico y/o audiovisual, realizado con el uso de estos nuevos lenguajes, sus posibilidades de masificación, transmisión e innovación permanente, intentando adecuar esta a la conservación de una ética netamente humanista en la que tanto el hacer técnico, como el uso de los medios estén al servicio de la creación de un ciudadano libre, crítico, contento y solidario.

Intentemos ahora, comprender la naturaleza de eso que hemos dado en llamar como nuevos lenguajes de la contemporaneidad y determinar si en realidad son tan nuevos, porqué y que se puede obtener o esperar de ellos.

En primer lugar, por tanto, debemos preguntarnos:

¿qué entendemos por lenguaje en el arte?

Como ya sabemos, y podemos reforzar con los plantemientos de Lotman[13], todo lenguaje es un sistema de símbolos, organizados y jerarquizados según ciertas reglas que norman su uso y desempeño.

En tal sentido podemos pensar en las lenguas naturales, los lenguajes artificiales como los de la ciencia (metalenguajes de las descripciones científicas), lenguajes de las señales convencionales etc. y los lenguajes secundarios de la comunicación (sistemas de modelización secundaria), es decir, estructuras de la comunicación que se superponen sobre el nivel lingüístico natural.

En tal sentido, el arte como lenguaje, es un sistema de modelización secundario, que tal como lo plantea Lotman en su reflexión sobre el texto artístico[14], no es solo secundario en relación a la lengua, sino que se sirve de la lengua natural como material. Completo la cita de Lotman:
… la lengua natural es no sólo uno de los más antiguos, sino también el más poderoso sistema de comunicaciones en la colectividad humana. Por su propia estructura influye vigorosamente en la mente de los hombres y en muchos aspectos de la vida social. Los sistemas modelizadores secundarios (al igual que todos los sistemas semiológicos) se construyen a modo de lengua. Esto no significa que reproduzcan todos los aspectos de las lenguas naturales. Así, por ejemplo, la música difiere radicalmente de las lenguas naturales por la ausencia de conexiones semánticas obligatorias, aunque en la actualidad sea evidente la total regularidad de la descripción de un texto musical como una cierta estructura sintagmática (trabajos de M. M. Langleben y B. M. Gasparov). La puesta de manifiesto de las relaciones sintagmáticas y paradigmáticas en la pintura (trabajos L. F. Zheguin, B. A. Uspenski), en el cine (artículos de S. Eisenstein, Yu. N. Tinianov, B. M. Eiejnbaum, Ch. Metz) permite ver en estas artes objetos semiológicos: sistemas construidos a modo de lenguas. Puesto que la conciencia del hombre es una conciencia lingüística, todos los tipos de modelos superpuestos sobre la conciencia, incluido el arte, pueden definirse como sistemas modelizadores secundarios.

Así, el arte puede describirse como un lenguaje secundario, y la obra de arte como un texto en este lenguaje.

Aceptando que todo lenguaje es un conjunto estructurado de elementos significantes que se correlacionan en una dinámica normada por reglas definidas, y por tanto, un sistema, podemos comenzar a pensar sobre las técnicas o modos de expresión que caracterizan el arte contemporéneo."

Tal vez eso les ayude a aclararse un poco en cuanto al arte de los Medios Mixtos, hasta pronto.

Raúl dijo...

Muchas gracias por tu aporte, quien quiera que seas. Es para leerlo detenidamente y seguir charlando.
Muchos saludos y hasta pronto!