jueves, 28 de febrero de 2008

El objeto sonoro II

Vuelvo al tema de la definición del objeto sonoro, a partir de ciertas relecturas que estuve haciendo de Schaeffer con las limitaciones que comenté anteriormente.

Creo que la dificultad a la hora de definir claramente este concepto surge por sus raíces filosóficas, concretamente la fenomenología de Edmund Husserl, y la novedad de la aplicación de este concepto a lo percibido auditivamente. Pocas veces se ha hablado de “oigo un sonido” siendo el favorito de muchos filósofos “veo una mesa”.

Y todos estos esfuerzos llevados a cabo por los distintos filósofos tienden a tratar de no confundir el objeto percibido con la percepción que tengo de él. O sea como objetivar una percepción determinada en vez de subjetivarla.

Schaeffer lo ejemplifica muy claramente cuando dice: “El objeto sonoro aparece claramente cuando ... no sólo me atengo a las indicaciones que me proporciona mi oído ... sino que esos datos sólo conciernen al propio acontecimiento sonoro: no intento nada por medio de él, no me dirijo hacia otra cosa, sino que es el propio sonido lo que me interesa, aquello que yo identifico.” El objeto sonoro, el sonido objetivado más allá de su causa o de la percepción que tengo de él.

Lo interesante es que admite que el escuchar un objeto sonoro, es un decisión más fácil de enunciar que de poner en práctica. Los que estamos en la docencia lo sabemos muy bien. Y ahí es cuando habla del entrenamiento, del esfuerzo de librarse por condicionamientos anteriores para elaborar un sistema de referencias propio al objeto sonoro.

Un año después de la edición de estos escritos en 1966, se edita el “Solfeo de los objetos sonoros”.

3 comentarios:

Ricardo de Armas dijo...

Yo creo que la problemática del objeto sonoro desde su definición hasta la dificultad de poner en práctica su audición, no solo involucra a su génesis filosófica en relación a la fenomenología, sino que el espectro se extiende a la semiotica (signo-símbolo-significante y significado)y a la desconstrucción (creación y mutación de sistemas referenciales)

Raúl dijo...

COmparto. Y personalmente me interesa mucho el tema de la deconstrucción, lo que llamás creación y mutación de sistemas referenciales. Tu escrito sobre la semanticidad del sonido vendría muy bien este contexto!

Ricardo de Armas dijo...

Respecto de la deconstrucción, Raúl lo cita muy bien en su post, al referirse a lo escrito por Schaeffer "el esfuerzo de librarse de condicionamientos anteriores para elaborar un sistema de referencias propio al objeto sonoro"
Según Derrida en su obra "La desconstrucción en las fronteras de la filosofía"
La desconstrucción trabaja en la dirección de desestructurar y dislocar el sistema de oposiciones conceptuales derivado de la idea de la verdad como presencia del significado. En tal sentido la desconstrucción produce sistemáticamente inseguridad en aquello que la filosofía acepta o requiere como lo más seguro.