domingo, 15 de abril de 2007

Tecnología y arte

Hay tanto para hablar sobre la relación entre el arte y la tecnología, hecho evidente al ver la cantidad de libros, artículos, seminarios, jornadas, materias y cursos enteros sobre el tema, que sólo quisiera comentar un aspecto muy tangencial del asunto. Y como siempre más a modo de pregunta que de respuesta.
Muchas veces al escuchar música electroacústica, o más precisamente al hacer escuchar en una clase las obras electroacústicas "históricas", me escucho diciendo lo complicado, o lo difícil o el mérito que resultó realizar tal pieza “para la época”. Pareciera que estoy diciendo "Puede no gustarte, pero te tiene que resultar interesante"
Me pregunto entonces: ¿El desarrollo tecnológico, y por consiguiente su obsolecencia, arrastra consigo a las obras que esten tan intimamente ligadas con la tecnología del momento? ¿Podemos hablar de obras electroacústicas que también envejecieron? ¿Sólo ocurre con aquellas obras que consideraron un sólo aspecto a la hora de la composición, en este caso el teconológico, como puede ser componer un obra utilizando síntesis por xx?
No se si soy claro. Ud. dirá...

11 comentarios:

Alejandra dijo...

Creo que cualquier producción es un hecho cultural, más allá del tipo de tecnología que utilice, por lo tanto siempre va a estar sujeta a determinaciones estéticas del entorno en que se produjo, y también su interpretación. Esto es lo que hace que uno sienta muchas veces como más "cercano" o "familiar" las producciones contemporáneas a uno.
Pero el hecho de que una pieza no sea "contemporánea" (ni tampoco, por ende la tecnología con la que se produjo) no la invalida estéticamente, sólo la diferencia, nos hace ver con más claridad -porque nos es más ajeno- las estructuras con las que fue construida, y esto puede generar una sensación de alejamiento en algunos casos interfiriendo en nuestra percepción de la pieza.

Gabriel Cerini dijo...

Es cierto lo que decís de algunas obras que no superan el paso del tiempo por ser la tecnología en relación a la época muy difícil de controlar, quizás. Pero hay obras que resisten las épocas y los medios como, a mi parecer al menos, Gesang der Jügentliche de Stockhausen o el Ommagio a Joyce de Berio o los Preludios a una puerta y un suspiro de Henry.

Raúl dijo...

Por supuesto que hay obras, que resisten el paso del tiempo. Coincido en esas que nombrás y agreagaría otras. El tema, me parece, es que lo que ocurre con esas otras obras, es un fenomeno enteramente "nuevo". Podemos decir que hay obras románticas buenas o malas, simplificando un poco, pero no que no resistieron el paso del tiempo. En ese sentido coincido con lo que dice Alejandra.
Gracias a ambos por los aportes!

Gabriel Cerini dijo...

Ahora te entiendo mejor. Interesante ese aspecto. Creo que no hubo obras que hayan quedado obsoletas del paso del clavicembalo al piano, sólo por el cambio de tecnología, más bien pasó lo contrario que obras recientes realizadas para clavicembalo quedaron desactualizadas ante las posibilidades expresivas del pianoforte. Supongo que a la música anterior a 1910 y hasta (digamos) 1800 se la podía "actualizar" con una interpretación a la altura de los nuevos tiempos. Y la anterior a las partituras desaparecía porque se olvidaba simplemente.

Alejandra dijo...

Lo que más me interesa de este tema es el ver la tecnología como un territorio "opaco", es decir no sólo como un medio, sino como un campo que adquiere densidad como elemento significativo en sí mismo. Esto es lo que hace que debamos considerarlo a la hora de pensar la significación de una pieza. La tecnología porta (o aporta a) una estética propia que entra en conjunción con la composición abstractamente pensada y se vuelven una pieza indiferenciable. Entonces, como desde el paradigma científico-tecnológico las tecnologías son "superadas" por las más nuevas, esta connotación de "tecnología en deshuso" puede afectar a la interpretación de la pieza. Retomando lo dicho por Gabriel, con los instrumentos no pasa lo mismo, porque no pertenecen al paradigma científico tecnológico, sino al del arte, y en el arte la idea de "deshuso" no tiene lugar.

Gabriel Cerini dijo...

Me parece buenísimo lo que escribió Alejandra. Lo de "territorio opaco" y de considerar "lo tecnológico" como parte de la significación de la pieza. Disiento un poco al final donde decís que en el arte la idea de desuso no tiene lugar. Digo un poco porque quizás el arte ha cambiado y de un tiempo a esta parte la obsolescencia sí tiene lugar en el territorio del arte. Me parece Raúl que tu idea de decir que tal obra fue realizada cuando la tecnología recién iba por etc etc, es una buena idea que no debería (pienso) decirse con cola de paja sino como parte del territorio de interpretación de la obra. Aunque ahora pienso en Miguel Angel y algo que brota por encima de cualquier interpretación artística es la admiración de la parte artesana de la obra. Es decir de superar las limitaciones técnicas y el tema se complica.

Raúl dijo...

Si bien la tecnología es parte de las obras "de todos los tiempos", creo que adquiere otra dimensión con la generación electrónica de sonido, en este caso, aunque también se puede aplicar a la imagen, etc. etc. Y creo que justamente el usar herramientas no artesanales es lo que, a veces puede hacer que la obras se vuelvan obsoleta, cuando están demasiado atadas a su aspecto tecnológico. Ahora...¿cómo defino exactamente "demasiado atadas a su aspecto tecnológico"? Mmmmmm...¿me dan una mano?

Gabriel Cerini dijo...

Se me ocurre de una relación similar entre los esbozos, borradores, estudios, anotaciones, apostillas, etc de una obra literaria, musical, plástica, arquitectónica con los resultados finales. Como en la ME el resultado es realmente final (igual que las otras artes pero diferente a la música) creo que por ahí pesan demasiado en relación a la pieza de que se trate. Con relación a la interpretación Siminovich decía que la constancia era muy buena para estudiar pero un mal resultado. Es que la tecnología a veces está demasiado enganchada al aprendizaje que se obtiene mientras se la estudia. Yo creo que las obras que "flotan" o superan el asombro de la primera vez son aquellas que no nos cobran (por así decir) el costo de aprendizaje y desciframiento. Y esto, si se fijan bien, pasa también con el aprendizaje de los instrumentos tradicionales, pero aquí se separa bien los dos aspectos: el arduo aprendizaje y el fluir, a veces manso a veces salvaje, de la interpretación. Me encanta poder charlar esto con ustedes.

Manuel dijo...

Buenas, muy buenos los comentarios. Quería preguntarles, o agregarles como aspecto de discuciòn el tema con la tecnología y la música "comercial". y con comercial simplemente lo utilizo para separarlo de la electroacustica. Por ejemplo, me es muy común escuchar en varios compositores electroacústicos que si la la composición electrónica no ronda por ciertos aspectos, o ciertos estilos, está "carente" de "profundidad", y que si uno es compositor de géneros 'bailables', o simplemente llamémoslo géneros rítmicos, no es tan interesante su composición, no es tan jugada. Lo que no estoy de acuerdo con esto es que no parten desde el hecho que están realizando una selección por gustos personales de estilos, y por lo tanto demasiado subjetivo como para analizar. Quería saber qué piensan ustedes sobre esto. Saludos

Raúl dijo...

Hola Manuel. En primer lugar te diría que ese tema da para toda una discusión por si misma. En segundo lugar me parece medio arriesgado opinar sobre ciertos conceptos sin intentar definirlos aunque sea un poco: concretamente a que te referís con "bailable" (¿algún dj? ¿Bjork? ¿¿Robbie Williams??) o a que se refieren esos compositores que mencionás cuando hablan de "profundidad". Pero para darte mi opinión sobre el tema te diría algo muy simple: para mi no tiene sentido comparar determinados tipos de músicas donde lo que se busca en cada caso es muy distinto.
Ahora, si focalizamos la cuestión exclusivamente en el uso de la tecnología...te diría que muchas canciones de Peter Gabriel, Bjork o Laurie Anderson la usan de manera más creativa y "profunda" que algunos compositores electroacústicos.
Y que Dios me perdone...

Manuel dijo...

Buenas Raul, gracias por la respuesta, y estoy de acuerdo con lo que comentás. Con respecto a definir conceptos es verdad, no queda muy claro, por eso lo puse entre comillas, porque realmente quería referirme simplemte, tal vez (tratando de entender los parámetros de crítica que utiliza alguna gente), a musica que posea elementos que escapen del "hermetismo electroacústico".

Pareciera que para algunos cuando se presenta un ritmo donde uno puede agarrarse, o alguna melodía que se repita, ya deja de llamarles la atención, les parece que no es "tan jugado, tan personal". Parece raro lo que estoy comentando, pero para mí también lo es, escuchar gente que critica la música de esta manera. Como vos decís Raul, no tiene sentido comparar determinados tipos de músicas donde lo que se busca en cada caso es muy distinto. No tiene sentido que se parta de un juicio donde lo 'correcto' es un género musical específico, si en realidad lo que se busca es criticar, analizar, la relación entre la creación artística y la tecnología como herramienta.