martes, 18 de marzo de 2008

Sólo un Soft

No suelo hablar o escribir sobre software. No es porque no me interesen determinadas herramientas pero creo que si uno focaliza su atención en los softs se ve atrapado por la sensación de "obsolescencia permanente" Algo de eso discutimos en entradas del año pasado, como esta o esta otra.

Pero en este caso, vi la promo de un soft que me llamó la atención: el Direct Note Access. En este link podés ver de que se trata. Básicamente te permite identificar y editar notas individualmente dentro de un material de audio polifónico. O sea, introducís un acorde, capturado o tocando, y te permite analizar y editar sus notas individualmente.

Si hace todo lo que realmente dice que hace, te aclaro que no lo pude probar y suelo no ser muy crédulo en este tipo de cosas, puede ser una fantástica herramienta de análisis para miles de arreglos vocales e intrumentales que hay en música popular. Claro... lo que te propone el tipo en la publicidad es algo demasiado simple para lo cual no hace falta ese soft, como cambiar las notas de un acorde de guitarra. Para eso lo tocás y listo.

Pero lo que también me llamó la atención es la enorme discusión que generó en listas de correo. Desde que es una porquería hasta que es fantástico derivando en cuestiones acerca de que es música y que no.

Para mi se trata de una herramienta más (se "trataría" insisto en que hay que ver si trabaja así) que puede ser utilizado para análisis o para la enseñanza de música, por supuesto sin sustituir métodos más tradicionales y probados de acceso al lenguaje musical.

De todas formas, lo podemos discutir, no?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas Raúl, soy franco,el q casi adivina lo de la foto! (al menos ese fue mi rol en este espacio bloggistico!).
Estuve viendo el videito del soft. Maravillado al principio, recordé con todos estos inventos el tiempo q me hubiese ahorrado de pequeño adolescente cuando me pasaba horas sacando los acordes de spinetta. Después, con el asombro decantado, como suele pasar, me quede pensando un poco, también con eso q decis de la desinformación a través de la sobreinformación y me dije que no se si hubiese querido finalmente tanto ese soft, q no se si a veces los caminos fáciles estan bien para esto del arte y q esas sudadas sacando acordes de mi adolescencia es la forma de aprehender un conocimiento, de hacerlo propio, y de luego sí reeleborar al mundo, al menos nuestro diminuto mundo estético. me acorde también del pibe Bach, robandole a su hermano mayor las partituras y transcribiendolas escondido, a la noche, nota por nota, para aprender a componer,innecesariamente si se quiere, por q no le alcanzaba con el analisis, con tocar, ni con el celemony. Bueno, por ahi es un poco tonto lo que digo, y esta entrada se hizo larga. Solo quería saludar.
Abrazo!
pd. No hay premio consuelo por la foto q nadie saco? je-

mankacen dijo...

Por mi parte apenas sé las notas musicales... Mi rollo siempre ha sido el sonido como material creativo y si alguna vez he usado melodías y cosas así han sido libremente (o condicionado por mi ignorancia o ingenuidad).

No he visto el video pero muchos amigos que hacen pop están "locos" con el software... un pto. a considerar: todos estos amigos están obsesionados con la perfección casi inhumana de ciertos acordes... donde yo escuchaba (en sus demos) una atractiva voz de r&b, rica en texturas, ellos escuchaban una voz desafinada... Prefiero a Bowie ke canta como quiere! y si utiliza este software seguro lo moverá a su antojo y de manera creativa!
En fin...
salu2,
Ale

Raúl dijo...

Coincido absolutamente con Franco en que nada sustituye el esfuerzo, que no quiere decir "sufrimiento", del que tiene verdaderas ganas de aprender. No es cuestión de darse la cabeza contra la pared, pero en general no creo en el aprendizaje "fácil" o "sin esfuerzo" como se promociona en ciertos lugares.
Creo que este soft puede servir como una herramienta más de análisis que no sustituye el entrenamiento que todo músico debe tener.
Más allá de eso, lo estuve probando en casa de un amigo y la verdad que no es tan maravilloso como parece. Las trasposiciones de altura las resuelve como la mayoria de los soft, o sea "hasta ahí". Por eso desconfío un poco de la locura que comenta Alejandro. Pero sobre todo, no encontramos como hacer la famosa descomposición polifónica de un acorde. Veremos que pasa.
La seguimos.
Un abrazo a los dos y cuando quieras, Franco, nos tomamos un café. Con Ale es más difícil, pero por las dudas preparate un pisco!